Lo más importante es sin duda la definición de salud:

SALUD = CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN

Los 2 pilares en los que se basa el método (sus 2 cerebros) son el sistema nervioso autónomo y la microbiota intestinal.

– Para el sistema nervioso autónomo (SNA), hemos adquirido los medios de análisis y estimulación que nos permiten evaluar su funcionamiento, sus aptitudes, sus limitaciones y, sobre todo, poder estimularlo, activarlo, crear plasticidad (término usado en neurología funcional). Obviamente, todo esto es sinónimo de salud y rendimiento.

La introducción de los conceptos de neurología funcional es esencial en este enfoque. 

– En términos de nutrición, también es innovador entender nuestra microbiota como una clave esencial para nuestra salud, protegernos y nutrirnos. Una buena dieta es aquella que asegura una buena diversidad de nuestra flora intestinal. La ciencia actual nos muestra que la gran mayoría de las enfermedades de la
civilización son consecuencia de una pérdida de biodiversidad, lo mismo que afecta nuestro medio ambiente. El rendimiento de los atletas y especialmente el número de sus lesiones está estrechamente relacionado con la calidad de su microbiota.